Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Una ciudad sumergida en el mar
  • Una ciudad sumergida en el mar
  • Una ciudad sumergida en el mar
  • Una ciudad sumergida en el mar
  • Una ciudad sumergida en el mar
  • Una ciudad sumergida en el mar
  • Una ciudad sumergida en el mar
  • Una ciudad sumergida en el mar
  • Una ciudad sumergida en el mar
  • Una ciudad sumergida en el mar
  • Una ciudad sumergida en el mar
  • Una ciudad sumergida en el mar
  • Una ciudad sumergida en el mar
  • Una ciudad sumergida en el mar
  • Próximo álbum

Una ciudad en las profundidades del mar

El escultor Jason deCaires Taylor creó una serie de casas y edificios para fundar una ciudad sumergída en el océano en el Parque Nacional Marino de la península de Yucatán, en México.

En el 2010 deCaires ya había tenido un proyecto bajo el mar al llevar estatuas de humanos de tamaño natural. Tanto las casas como las antiguas esculturas están hechas de un material que fomenta la superviviencia de ese ecosistema y el cremiento del coral.

Para instalar la exposición se usa una gigantezca grúa que transporta las esculturas de un buque a su sitio en el fondo del mar.
El escultor Jason deCaires Taylor creó una serie de casas y edificios para fundar una ciudad sumergída en el océano en el Parque Nacional Marino de la península de Yucatán, en México.

En el 2010 deCaires ya había tenido un proyecto bajo el mar al llevar estatuas de humanos de tamaño natural. Tanto las casas como las antiguas esculturas están hechas de un material que fomenta la superviviencia de ese ecosistema y el cremiento del coral.

Para instalar la exposición se usa una gigantezca grúa que transporta las esculturas de un buque a su sitio en el fondo del mar.
El escultor Jason deCaires Taylor creó una serie de casas y edificios para fundar una ciudad sumergída en el océano en el Parque Nacional Marino de la península de Yucatán, en México.

En el 2010 deCaires ya había tenido un proyecto bajo el mar al llevar estatuas de humanos de tamaño natural. Tanto las casas como las antiguas esculturas están hechas de un material que fomenta la superviviencia de ese ecosistema y el cremiento del coral.

Para instalar la exposición se usa una gigantezca grúa que transporta las esculturas de un buque a su sitio en el fondo del mar.
El escultor Jason deCaires Taylor creó una serie de casas y edificios para fundar una ciudad sumergída en el océano en el Parque Nacional Marino de la península de Yucatán, en México.

En el 2010 deCaires ya había tenido un proyecto bajo el mar al llevar estatuas de humanos de tamaño natural. Tanto las casas como las antiguas esculturas están hechas de un material que fomenta la superviviencia de ese ecosistema y el cremiento del coral.

Para instalar la exposición se usa una gigantezca grúa que transporta las esculturas de un buque a su sitio en el fondo del mar.
El escultor Jason deCaires Taylor creó una serie de casas y edificios para fundar una ciudad sumergída en el océano en el Parque Nacional Marino de la península de Yucatán, en México.

En el 2010 deCaires ya había tenido un proyecto bajo el mar al llevar estatuas de humanos de tamaño natural. Tanto las casas como las antiguas esculturas están hechas de un material que fomenta la superviviencia de ese ecosistema y el cremiento del coral.

Para instalar la exposición se usa una gigantezca grúa que transporta las esculturas de un buque a su sitio en el fondo del mar.
El escultor Jason deCaires Taylor creó una serie de casas y edificios para fundar una ciudad sumergída en el océano en el Parque Nacional Marino de la península de Yucatán, en México.

En el 2010 deCaires ya había tenido un proyecto bajo el mar al llevar estatuas de humanos de tamaño natural. Tanto las casas como las antiguas esculturas están hechas de un material que fomenta la superviviencia de ese ecosistema y el cremiento del coral.

Para instalar la exposición se usa una gigantezca grúa que transporta las esculturas de un buque a su sitio en el fondo del mar.
El escultor Jason deCaires Taylor creó una serie de casas y edificios para fundar una ciudad sumergída en el océano en el Parque Nacional Marino de la península de Yucatán, en México.

En el 2010 deCaires ya había tenido un proyecto bajo el mar al llevar estatuas de humanos de tamaño natural. Tanto las casas como las antiguas esculturas están hechas de un material que fomenta la superviviencia de ese ecosistema y el cremiento del coral.

Para instalar la exposición se usa una gigantezca grúa que transporta las esculturas de un buque a su sitio en el fondo del mar.
El escultor Jason deCaires Taylor creó una serie de casas y edificios para fundar una ciudad sumergída en el océano en el Parque Nacional Marino de la península de Yucatán, en México.

En el 2010 deCaires ya había tenido un proyecto bajo el mar al llevar estatuas de humanos de tamaño natural. Tanto las casas como las antiguas esculturas están hechas de un material que fomenta la superviviencia de ese ecosistema y el cremiento del coral.

Para instalar la exposición se usa una gigantezca grúa que transporta las esculturas de un buque a su sitio en el fondo del mar.
El escultor Jason deCaires Taylor creó una serie de casas y edificios para fundar una ciudad sumergída en el océano en el Parque Nacional Marino de la península de Yucatán, en México.

En el 2010 deCaires ya había tenido un proyecto bajo el mar al llevar estatuas de humanos de tamaño natural. Tanto las casas como las antiguas esculturas están hechas de un material que fomenta la superviviencia de ese ecosistema y el cremiento del coral.

Para instalar la exposición se usa una gigantezca grúa que transporta las esculturas de un buque a su sitio en el fondo del mar.
El escultor Jason deCaires Taylor creó una serie de casas y edificios para fundar una ciudad sumergída en el océano en el Parque Nacional Marino de la península de Yucatán, en México.

En el 2010 deCaires ya había tenido un proyecto bajo el mar al llevar estatuas de humanos de tamaño natural. Tanto las casas como las antiguas esculturas están hechas de un material que fomenta la superviviencia de ese ecosistema y el cremiento del coral.

Para instalar la exposición se usa una gigantezca grúa que transporta las esculturas de un buque a su sitio en el fondo del mar.
El escultor Jason deCaires Taylor creó una serie de casas y edificios para fundar una ciudad sumergída en el océano en el Parque Nacional Marino de la península de Yucatán, en México.

En el 2010 deCaires ya había tenido un proyecto bajo el mar al llevar estatuas de humanos de tamaño natural. Tanto las casas como las antiguas esculturas están hechas de un material que fomenta la superviviencia de ese ecosistema y el cremiento del coral.

Para instalar la exposición se usa una gigantezca grúa que transporta las esculturas de un buque a su sitio en el fondo del mar.
El escultor Jason deCaires Taylor creó una serie de casas y edificios para fundar una ciudad sumergída en el océano en el Parque Nacional Marino de la península de Yucatán, en México.

En el 2010 deCaires ya había tenido un proyecto bajo el mar al llevar estatuas de humanos de tamaño natural. Tanto las casas como las antiguas esculturas están hechas de un material que fomenta la superviviencia de ese ecosistema y el cremiento del coral.

Para instalar la exposición se usa una gigantezca grúa que transporta las esculturas de un buque a su sitio en el fondo del mar.
El escultor Jason deCaires Taylor creó una serie de casas y edificios para fundar una ciudad sumergída en el océano en el Parque Nacional Marino de la península de Yucatán, en México.

En el 2010 deCaires ya había tenido un proyecto bajo el mar al llevar estatuas de humanos de tamaño natural. Tanto las casas como las antiguas esculturas están hechas de un material que fomenta la superviviencia de ese ecosistema y el cremiento del coral.

Para instalar la exposición se usa una gigantezca grúa que transporta las esculturas de un buque a su sitio en el fondo del mar.
El escultor Jason deCaires Taylor creó una serie de casas y edificios para fundar una ciudad sumergída en el océano en el Parque Nacional Marino de la península de Yucatán, en México.

En el 2010 deCaires ya había tenido un proyecto bajo el mar al llevar estatuas de humanos de tamaño natural. Tanto las casas como las antiguas esculturas están hechas de un material que fomenta la superviviencia de ese ecosistema y el cremiento del coral.

Para instalar la exposición se usa una gigantezca grúa que transporta las esculturas de un buque a su sitio en el fondo del mar.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Hotel solar flotante con interiores de lujo

Las mejores ciudades para estudiar la universidad

Profesor decide tomar el reto de vivir en un vagón de tren

¡Te imaginas vivir bajo un volcán!

Disfruta más imágenes
a tu izquierda