Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Las casas ecológicas de Brad Pitt
  • Las casas ecológicas de Brad Pitt
  • Las casas ecológicas de Brad Pitt
  • Las casas ecológicas de Brad Pitt
  • Las casas ecológicas de Brad Pitt
  • Las casas ecológicas de Brad Pitt
  • Las casas ecológicas de Brad Pitt
  • Las casas ecológicas de Brad Pitt
  • Las casas ecológicas de Brad Pitt
  • Las casas ecológicas de Brad Pitt
  • Próximo álbum

Las casas ecológicas de Brad Pitt

No sólo un chico bueno.
Brad Pitt ha demostrado que no sólo es un chico guapo de acción. El actor se ha unido a muchas causas humanitarias y, de manera especial, en  2007 se comprometió con la reconstrucción de Ninth Lower Ward, el barrio más afectado por el paso del huracán Katrina, en Nueva Orleans. Casi cinco años después de la tragedia, el proyecto Make It Right progresa entre el optimismo y la esperanza en ese deprimido barrio.

De actor a constructor.
El actor, un amante de la arquitectura y amigo del arquitecto Frank Gehry, convocó en 2007 a los profesionales más célebres del mundo para construir 150 casas. La condición era que no pasaran factura. A cambio, el actor puso $5 millones para poner en marcha el proyecto. 
Este proyecto ofreció una solución creada por el hombre para dar vivienda digna a los afectados y al mismo tiempo evitar catástrofes naturales, ya que se generaron viviendas amigables con el medio ambiente.

La mirada de los demás.
Alec Johnson, un vecino del barrio más devastado de Nueva Orleans tras el huracán Katrina, ha visto cambiar la zona gracias a "las casas de Brad Pitt", un proyecto de hogares ecológicos que llena de turistas un paisaje hasta ahora plagado de escombros. "Pasé tres días con mi hermano en el tejado. Las ratas y las cucarachas subían por encima de nosotros", reportó a Efe Johnson.

Manos a la obra.
En 2007 Brad Pitt recorría una de las casas, vestido con pantalón caqui, camiseta blanca y casco de seguridad.

El actor señaló que consideraba esta construcción como una pequeña victoria pues muchas de sus características eran conservadoras del medio ambiente, e incluían paredes azules tratadas con repelente no tóxico para el moho y las termitas.

"La luz le entra por todos lados y tiene mucha ventilación", dijo Pitt a la agencia AP, parado en lo que sería la sala de estar. "Esta casa está muy bien pensada".

Vanguardismo urbano.
Pitt quiere que este proyecto sea un símbolo de vanguardismo urbano, con diseños para resistir inundaciones nunca antes imaginados por las mentes más brillantes de la arquitectura. A modo de laboratorio, el proyecto introduce nuevas técnicas constructivas y tecnologías, y emplea materiales ecológicos y resistentes a las tormentas.

Casas altamente ecológicas.
Desde el primer momento los diseños de residencias ganadoras incluían electrodomésticos de bajo consumo, cisterna, inodoros diseñados para la conservación del agua, aislamiento a base de soya, tableros de yeso sin papel, paneles solares y un techo creado para ayudar a aislar la casa de las temperaturas extremas y canalizar el agua a la cisterna.

Los diseños se concibieron con la idea de aminorar los gastos de las familias de bajos ingresos, en especial economizar en las cuentas de electricidad, las cuales dijo Pitt se reducirían en un 75 por ciento y el uso de agua en la mitad.

Proceso de selección.
Para acceder a estas viviendas, los propietarios de los solares devastados entran en un proceso de selección, reportó para EFE Susana Irles. Si son elegidos, no tendrán que pagar por su nueva casa más que el equivalente a un tercio de su salario. Hoy, los carteles de la fundación piden paciencia y crean expectación entre los habitantes con su lema "Coming Soon" ("Pronto llegará").

Diseños singulares.
Algunas familias esperan sus nuevos hogares en filas de cuatro metros (13 pies) de largo. Otras, ya han tomado posesión de uno de los cuarenta singulares hogares. Sirven de muestra, casas flotantes que parecen caídas de otro planeta, con porches curvados, paredes que se abren en extraños ángulos y jardines pensados para frenar las corrientes de agua en caso de inundaciones.

A algunos no les gusta.
Pero no todos están conformes con el proyecto de reconstrucción. "A unos les gusta, a otros no. La ciudad entera tiene que acostumbrarse a estos diseños. Esto no es Nueva Orleans", explicó Thirawer W. Duplessis, nacido y criado en este barrio, quien estrenó su casa en el 2009. En principio,  no le gustó el diseño de Pitt y lo rechazó, pero tuvo la suerte de poder escoger otra casa financiada por una organización parroquial.

Lenta recuperación.
Todavía no hay más que un autobús, no hay supermercados y sólo una de las nueve escuelas que funcionaba antes del 2005 ha reabierto. Por estas razones, muchos de sus vecinos se han quedado a vivir en las zonas donde fueron relocalizados. Sus casas quedaron devastadas, y los seguros no han cubierto los gastos de reparación. No quieren mirar hacia atrás. Otros, gracias a Pitt, podrán mirar hacia adelante.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Una ciudad llamada eco-utopía

Un ‘spa’ para los amantes de la cerveza

Prototipo de casa de campo con visión futurista

Mira dónde está yéndose a vivir la generación de los ‘boomers’

Disfruta más imágenes
a tu izquierda