Enlaces Relacionados

  • Espacios saludables
  • Estrés
  • Espacios saludables
  • Espacios saludables
  • Espacios saludables
  • Espacios saludables
  • Espacios saludables
  • Espacios saludables
  • Espacios saludables
  • Espacios saludables
  • Espacios saludables
  • Espacios saludables
  • Espacios saludables
  • Espacios saludables
  • Espacios saludables
  • Espacios saludables
  • Espacios saludables
  • Espacios saludables
  • Próximo álbum

Claves para disfrutar de espacios saludables

¿Sabías que los electrodomésticos de tu hogar pueden estar produciendo alteraciones energéticas que ocasionan problemas de salud a toda tu familia?
El arquitecto e interiorista Pere León asegura que “las radiaciones debilitan la fuerza del organismo y su sistema inmunológico, lo que facilita la aparición de enfermedades crónicas y degenerativas”.
Por la noche, una combinación especialmente peligrosa tiene que ver con situar sobre la mesita un teléfono inalámbrico y un radio despertador.
El arquitecto e interiorista descubrió la geobiología, ya que una casa nueva con todas las comodidades que puede tener, no era suficiente para que su familia descansara bien.
La geobiología es una ciencia con raíces ancestrales, a través de la que se encuentre el descanso y la salud. Su objetivo es contribuir a crear espacios bióticos “buenos para vivir”, comenta León en su libro “La buena onda”.
Según explicó León a la agencia de noticias EFE, la geobiología estudia las relaciones entre los seres vivos y los diferentes tipos de ondas a los que estamos sometidos: las naturales (corrientes de agua, ondas magnéticas) y las artificiales (torres de alta tensión, routers-wifi, móviles).
Cada vez vivimos más rodeados de todo tipo de aparatos eléctricos y en este contexto aparecen nuevas dolencias como la hipersensibilidad que desarrollan algunas personas a esa contaminación eléctrica, cuyos síntomas son cefaleas, agotamiento y ansiedad. El grado en el que afectan al organismo tiene que ver con el sistema inmunológico de cada persona.
Por esta razón es preciso que implementes en tu hogar cambios tan simples como reubicar la cama, desconectar aparatos eléctricos, remodelar la instalación de la luz o cambiar de sitio el escritorio.
Con esto, puede mejorar enormemente el bienestar de una persona en su casa. No obstante, las ondas más perjudiciales para la salud, “al menos con los conocimientos que se tienen hoy día”, dice León, son las producidas por corrientes de agua o fallas del subsuelo.
La explicación es que el agua puede circular a gran velocidad y su roce con la tierra desprende iones de hidrógeno que se convierten en radiación gamma, la cual asciende hasta una gran altura y atraviesa el cuerpo de cualquier ser vivo que encuentran a su paso produciendo alteraciones en él. Los niveles de radiación son bajos, pero al ser continuos que pueden alterar la capacidad de recuperación celular.
Algo curioso es que, según el arquitecto, observar a los animales ayuda a descubrir las mejores zonas para el descanso puesto que los animales tienen una sensibilidad especial para detectar lugares positivos o negativos. ¡Tu mascota puede detectarlos!
El insomnio es uno de los síntomas que con mayor frecuencia experimentan las personas sobreexpuestas a las ondas, además del desarrollo de patologías graves como la fibromialgias o lipoatrofia. Pere León asegura que “las radiaciones debilitan la fuerza del organismo y su sistema inmunológico, lo que facilita la aparición de enfermedades crónicas y degenerativas”, incluso problemas de fertilidad.
Si eres de las personas que duerme muy cerca de aparatos electrónicos, no te alarmes pero, no es conveniente tenerlos cerca de la cama o en el trabajo. Por lo tanto cámbialos de lugar o no los mantengas en una habitación en la que pasas tanto tiempo.
El experto también recomienda que se preste atención al buen estado de las tomas de tierra. “Todo aparato conectado a una toma de corriente eléctrica, “incluso una lámpara”, emite ondas electromagnéticas, pero no lo hace cuando está desenchufado.
También es muy aconsejable que se desenchufen todos los aparatos que no se estén utilizando: una tostadora, el exprimidor, la cafetera o el cargador del teléfono celular.
Mantente alejado al menos dos metros de la lavadora y del lavavajillas cuando estén en funcionamiento y mantén a la misma distancia el refrigerador de la zona de descanso como la sala o la habitación.
Los televisores con LCD son menos perjudiciales que las de otros tipos pero no por ello, puedes dormir con ellos encendidos ya que, aunque menos, también emitan radiación.
Existe una gran lista de situaciones en las que quizá no has reparado, pero que condicionan tu vida y tu salud en tu propio hogar y en el trabajo. Afortunadamente, pueden solucionarse con un pequeño análisis de la situación y de las ondas que recibimos de los aparatos eléctricos.
Próximos álbumes

¿Cómo vivir 'chic' en un micro departamento?

¡Te imaginas vivir bajo un volcán!

Un ‘spa’ para los amantes de la cerveza

Conoce nuevo proyecto de ciudad en un rascacielos

Disfruta más imágenes
a tu izquierda