Publicidad | Vea su anuncio aquí

Feng-Shui para una sala

Decorado basado en el Feng-shui

- Decorando Contigo/Galavision

Redecora el cuarto del bebé

FOTOS:  Redecora el cuarto del bebé

Ver fotos
Flores de colores para una pequeña reina

FOTOS:  Flores de colores para una pequeña reina

Ver fotos
Zoila quería un lugar donde relajarse

FOTOS:  Zoila quería un lugar donde relajarse

Ver fotos

Busca la armonía

La sala de Leila quedó completamente redecorada en base a las técnicas que propone el Feng-Shui. Para ello, Magali Agüero, especialista en esta filosofía oriental, fue la invitada especial de Decorando Contigo.

Magali Agüero llegó a la casa de Leila provista de su Pa-Kuá. Este elemento es una especie de 'brújula' octogonal. Cada lado representa los 8 elementos básicos de la naturaleza que el hombre puede emular en su actividad diaria.
Cada punto cardinal representa un color. Por sugerencia de Magali, se decidió trabajar en la zona Este, con colores verdes.

Magali explicó que al decorar, siguiendo el Feng Shui, se deben tener en cuenta los elementos de la naturaleza: Agua, Tierra, Fuego, Aire, Metal y Madera.

Así, por ejemplo, la Tierra tiene que estar representada por colores como el habano, beige, el crudo, maíz y el amarillo. Éstos producen estabilidad y son ideales para la sala y el dormitorio. Porque nos hacen sentir seguros. El amarillo es ideal para la cocina y las habitaciones de juegos de los niños porque estimulan la energía.

El Agua, (Norte) puede estar representada por los azules y hasta el negro. Los azules se relacionan con la inmortalidad y propician la pasividad y la introspección. El negro es elegante, sofisticado y aporta misterio y sensualidad. Es bueno tener toques en el dormitorio, pero no en lugares donde se requiera establecer la comunicación.

El Fuego, se representa con el rojo y el naranja. Traen buena suerte y estimulan el apetito. Así como estimulan la energía positiva, también revitalizan la energía negativa. Su punto cardinal es el Sur.

La Madera tiene su lado en el Este y está representada por distintos tonos de marrones y verdes.

Juan Poggi trabajó tratando de neutralizar con metales la cantidad de objetos de madera que Leila tenía en la sala. Para ello se cambiaron los barrales de las cortinas por unos metálicos y cortinas de un gris acerado.

En el lado del Fuego, se puso una madera rojiza.

Magalí explicó que a es bueno colocar un espejo frente a la mesa del comedor para que la familia se refleje. Pero no es bueno ponerlo en la habitación reflejando la cama y tampoco frente a una puerta o al final de un pasillo. Esto evitaría que las energías positivas circularan adecuadamente por la casa. Si no se pueden evitar, cúbrelos durante la noche.

La sala de Leila quedó bellísima y muy acogedora luego de este makeover.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí