Enlaces Relacionados

  • Closet ordenado e impecable
  • Closet ordenado e impecable
  • Closet ordenado e impecable
  • Closet ordenado e impecable
  • Closet ordenado e impecable
  • Closet ordenado e impecable
  • Closet ordenado e impecable
  • Closet ordenado e impecable
  • Closet ordenado e impecable
  • Closet ordenado e impecable
  • Closet ordenado e impecable
  • Closet ordenado e impecable
  • Próximo álbum

Consejos para tener un clóset ordenado e impecable

El closet es de los primeros lugares en la casa que se encuentra en desorden ya que, si te vistes con prisas, todo queda regado. Pero eso no es lo único, durante el año dejas de utilizar algunas prendas y las otras van estorbando y crear el caos.
Posiblemente, la tarea de ordenarlo te puede parecer muy tediosa pero con estos sencillos ‘tips’ la tarea no tiene porque ser pesada. Sigue estos consejos y en menos de lo que canta un gallo tu clóset estará impecable.
Dice el refrán, divide y vencerás, y vaya que tiene razón. Aplícalo a esta tarea para que te sea más fácil cumplirla. Si tu clóset es un desorden, es obvio que no terminarás en un solo día y aunque pudieras hacerlo es recomendable que lo hagas por partes para que no acabes rendida y agobiada
Comienza un día por los zapatos, al siguiente por las camisas, luego por los pantalones y, en menos de lo que te imaginas habrás terminado.
Seguro hay un rincón en el que todas las prendas que no cuelgas van a dar. Ese rincón lleno de ropa que guardaste desde el invierno pasado y de la que seguro ya te olvidaste.
Para que no haga un gran bulto que ocupa espacio aprovechable, sácalo de tu clóset, asegúrate de que esté libre de moho ya que si lo guardas así, será una prenda que tendrás que tirar a la basura y almacénalo en cajas o en bolsas al vacío.
Estas bolsas se cierran herméticamente y se les saca el aire con una aspiradora o presionándolas, de modo que sale todo por una válvula que no permite que regrese, así que quedan protegidas del polvo.
Lo mismo aplica para cobertores o almohadas que no estés usando los cuales son muy aparatosos de guardar.
Mientras vas haciendo espacio, reordena las prendas por tipo. De este modo que no sólo haces limpieza, sino también reorganización gracias a que tienes más cupo para lo que se queda.
Es importante que limpies tu clóset del polvo, pero también de esos miles de ganchos de alambre que inundan tu guardarropa.
No te sirven para nada ¡al contrario! Esos ganchos están diseñados sólo para que la ropa salga de la tintorería. Aunque sea más caro, es mucho mejor comprar ganchos de madera o forrados con terciopelo, porque conservan adecuadamente la forma de la ropa, sin deformarla.
Y el último ‘tip’, para deshacerte de esas prendas que ya no quieres pero sin perder es hacer un intercambio con algunas de tus amigas, lleva varias prendas a la casa de una de ellas y que ellas decidan qué se quedan. Por tu parte, elegirás aquello que te gustes de las prendas que ellas te ofrezcan ¡igual que un trueque!
Próximos álbumes

Cestas, ganchos, estantes... qué usar para ordenar tu casa

Se secó el cuarto lago más grande del mundo

Conoce a Hope y Faith, siamesas hispanas de 4 meses

Incendio consumió negocios en Pasadena

Disfruta más imágenes
a tu izquierda