Cómo limpiar y dar brillo a tus pisos laminados

Limpia y da brillo a tus pisos laminados

Pasar la aspiradora al menos una vez a la semana también ayuda considerablemente.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Si estás pensado en cambiar tus pisos porque ya están muy deteriorados, el laminado es una excelente opción que no requerirá mucho mantenimiento ya que los protege una capa más resitente a las rayaduras e impactos.

A diferencia de los pisos de madera que están expuestos a las manchas, la decoloración por la luz solar y las abolladuras, los laminados ofrecen el mismo aspecto que la madera pero sin el elevado costo en mantenimiento.

De acuerdo con la Asociación Americana de Pisos Laminados (NALFA por sus siglas en inglés) este tipo de pisos han salido bien calificadas en al menos 10 pruebas de resistencia contra manchas o decoloración y cuentan con certificación oficial.

Si tu ya cuentas con pisos laminados, sigue estos seis consejos de la NALFA para tenerlos limpios y brillantes sin deteriorarlos:

1. Evita que el polvo, la suciedad o la humedad se acumulen, coloca tapetes en las entradas para que atrapen la suciedad y los residuos de los zapatos. Pasar la aspiradora al menos una vez a la semana también ayuda considerablemente.

2. La superficie del laminado es bastante resitente al agua, por eso quitar los derrames es muy sencillo. Humedece ligeramente un paño y limpia la mancha, no uses un trapeador que escurra de agua.

3. El piso laminado no requiere ceras o barnices para que luzca brillante, no uses ceras, jabón o detergente para su limpieza porque estas sustancias dejan residuos que afectarán su resplandor.

4. Aunque el laminado luce como madera, no lo es. Por esta razón es muy importante que no uses esmalte para madera pensando en que con eso lucirá más brillante, pues sólo harás que la superficie tome un aspecto opaco y quede resbaladiza.

5. No uses fibras o limpiador en polvo para limpiar el piso laminado, esto raya la superficie de manera definitva.

6. Procura colocar tapetes bajo tus muebles con ruedas y los sofás más pesados, así evitarás abolladuras y rayones.