Publicidad | Vea su anuncio aquí

Puertas y ventanas contra ladrones

Puertas y ventanas más seguras


Traba la puerta que usas con más frecuencia con una cerradura de seguridad de uno o dos cilindros (la primera se abre desde adentro con una perilla, mientras que la segunda se abre con llave de los dos lados).

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Aprovecha esta guía de seguridad para puertas y ventanas que no se pueden cerrar herméticamente con cerrojos tradicionales. El secreto para proteger tu casa del robo es que te pongas en la mente de un ladrón y descubras cuáles son las vías por donde se puede entrar a tu propiedad. Con este conjunto de medidas simples, le harás mucho más difícil la faena a los maleantes.

Para las puertas que no se pueden asegurar con cerraduras de paso estándar como las puertas corredizas y las puertas de doble panel con bisagras necesitas instalar sistemas de cerrojo especiales.

Puertas corredizas

Para evitar que un ladrón intente levantar la puerta corrediza de vidrio de sus rieles instala placas de acero gruesas que sirvan de separadores entre las puertas y los rieles de arriba.

Deja la puerta abierta y perfora cuatro orificios en el riel superior. Luego atornilla dos placas de metal para cada puerta.

Otro tip para prevenir que traten de forzar tus puertas corredizas, coloca un alfiler de acero en un agujero que hayas perforado previamente en el marco interno de la puerta y parte del marco exterior.

Cuida de perforar al menos a 5/8 de pulgada de distancia del vidrio de tal forma de no dañar el cristal que se extiende sobre el marco.

Puertas dobles con bisagra

Necesitarás asegurar cada puerta por separado y de forma diferente.

Traba la puerta que usas con más frecuencia  con una cerradura de seguridad de uno o dos cilindros (la primera se abre desde adentro con una perilla, mientras que la segunda se abre con llave de los dos lados).

A la otra puerta, asegúrala con una barra corrediza o con pernos de cilindro por la parte de arriba y de abajo.

Ventanas más seguras

Los pestillos o pasadores para el marco de la ventana son efectivos para mantenerla cerrada pero no protegen contra roturas. El ladrón puede insertar un cuchillo entre los marcos de las ventanas  y soltar el pasador. O también, forzar el marco inferior y abrir el pasador sin esfuerzo.

Una forma más simple y económica de asegurar una ventana de guillotina doble es con un perno de cabeza hexagonal de madera (lag screw) que puedes conseguir en una ferretería junto con la llave para ajustarlo:

1. Perfora los marcos de las ventanas e inserta los pernos a través de arandelas posteriores.

2. Ajusta los pernos con la llave especial

3. Taladra otros orificios en el marco de arriba, para que quede bien trabada en caso que quieras tenerla semi abierta, para que entre aire.

Otra solución fácil consiste en mantener la ventana cerrada con una cuña de madera. Corta la tira de madera al tamaño exacto del largo del marco inferior de la ventana:

1. Colócalo en la canaleta que hace funcionar el marco inferior de la ventana y cálzalo bien.

2. Recurre a esta medida en ventanas que no uses mucho y no estén muy expuestas, porque no es muy lindo a la vista.

Si necesitas proteger un cerrojo con llave, reemplaza el pestillo original con una palanca que se abra y se cierre con una llave:

-Ten la llave siempre a mano, en caso de emergencia, pero lejos del alcance de los intrusos.

Una cerradura de cilindro que se opera con una llave (keyed bolt-action lock)  te da la ventaja extra de poder asegurar la ventana abierta en varias posiciones:

-Para esto, sólo tienes que agregar soportes extras en el marco superior de la ventana.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí