Cómo hacer tu casa a prueba de niños

Hogar a prueba de bebés

Hogar a prueba de bebés

No los dejes solos y si lo haces, déjalos en un ambiente seguro.

Thinkstock LLC/Picture Quest

Tener niños pequeños es sinónimo de alerta en la casa, por ello es importante hacerla lo más segura posible con algunas ideas como éstas.

Estos consejos te ayudarán a reducir los riesgos para tus pequeños en zonas como la cocina, el baño, los dormitorios y otros espacios más seguros.

En la cocina

Esta zona es una de las más peligrosas en la casa y por ello en la que más atención debes poner.

1. Cierra todas las cajoneras y gabinetes que contengan objetos punzantes o líquidos o productos peligrosos que puedan ingerir tus pequeños y les puedan provocar daños severos.

2. No transferir productos de uso doméstico a los contenedores que tenían comida en ellos.

3. Mantén las ollas y sartenes calientes fuera del alcance de los niños.

4. Mantén los utensilios y electrodomésticos lejos  del borde de los mostradores y mesas.

5. Enseña a tus pequeños a no correr con objetos punzantes como cuchillos

6.- Almacena objetos punzo cortantes fuera del alcance de los chicos.

En el baño

Es una de las áreas donde ocurren muchos accidentes, no sólo entre los niños, también con los adultos.

1. Desenchufa los aparatos eléctricos después de usarlos y almacénalos en cajones o armarios cerrados con llave.

2. Utiliza tapas de seguridad para cubrir los enchufes eléctricos no utilizados y donde tus hijos podrían meter los dedos y electrocutarse.

3. Instala cerraduras de seguridad en los armarios y cajones para evitar que los niños lleguen a productos domésticos potencialmente venenosos u objetos punzo cortantes como navajas, tijeras y medicamentos.

4. Revisa que todos los medicamentos que tengas en casa tengan tapas a prueba de niños.

5. Instala cerraduras en la tapa del inodoro para evitar que los niños la levanten y caigan en el inodoro provocándole ahogamiento.

6. Instala dispositivos para regular la temperatura del calentador para evitar quemaduras por agua en los pequeños.

7. Coloca tapetes antiderrapantes en las bañeras y duchas para evitar resbalones y golpes en la cabeza no sólo de los niños, también de los adultos.

Precaución en otras zonas de la casa

Las escaleras, la sala, el comedor, el garaje y hasta el jardín son zonas que pueden tener pequeños recovecos peligrosos para tu hijo, aquí te damos algunos consejos para evitar accidentes.

1. Coloca una reja (conocidas como trampas o puertas de seguridad) en las escaleras para evitar que tu hijo (si gatea) intente bajar por ellas y se pegue en la cabeza.

2. Mantén las escaleras libres de juguetes y enseña  a los niños a usar los pasamanos y no correr en las mismas.

3. Si tienes chimenea, nunca dejes solo a tus pequeños cuando esté en uso.

4. Cubre todos los enchufes eléctricos utilizados en la sala de estar con tapas de seguridad.

5. Instala protecciones en las ventanas para evitar que tus hijos las abran y se caigan por ellas.

6. Asegúrate que las persianas o cortinas NO tengan listones y cables, esto evitará que los niños los tomen para jugar y se puedan estrangular.

7. Guarda todas las bolsas de plástico en algún contenedor al cual no tengan acceso los niños, evita un accidente por asfixia.

8. Instale las cubiertas de las puertas y cerraduras de las puertas para evitar que los niños entren en áreas que no son a prueba de niños, como los espacios al aire libre y piscinas

9. Coloca detectores de humo en todos los pisos del inmueble, principalmente en los dormitorios, para evitar que en caso de emergencia tu niño se quede en el mismo.

10. No dejes al alcance de los pequeños productos y herramientas para los coches, la jardinería o el mantenimiento de la casa en general.

Son algunas ideas que pueden ayudarte a hacer más seguro para tu pequeño su estancia en el hogar.