Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Las plantas más peligrosas para tu familia
  • Las plantas más peligrosas para tu familia
  • Las plantas más peligrosas para tu familia
  • Las plantas más peligrosas para tu familia
  • Las plantas más peligrosas para tu familia
  • Las plantas más peligrosas para tu familia
  • Las plantas más peligrosas para tu familia
  • Las plantas más peligrosas para tu familia
  • Las plantas más peligrosas para tu familia
  • Las plantas más peligrosas para tu familia
  • Las plantas más peligrosas para tu familia
  • Las plantas más peligrosas para tu familia
  • Las plantas más peligrosas para tu familia
  • Las plantas más peligrosas para tu familia
  • Las plantas más peligrosas para tu familia
  • Próximo álbum

Las plantas ornamentales más peligrosas para tu familia

De acuerdo con los expertos, tener plantas en casa trae muchos beneficios no sólo para el ambiente del hogar, también para la salud y el medio ambiente, sin embargo existen algunas que deben tenerse con mucha precaución o mejor evitarlas.
Algunas plantas pueden ocasionar reacciones alérgicas, desde las más leves hasta las más molestas. Pero hay algunas que provocan intoxicaciones severas.
La sequedad de boca, la inflamación de los tejidos bucales, las náuseas, el dolor abdominal, la ictericia, la visión borrosa y las arritmias cardíacas, así como las convulsiones, la hipertermia, la hipotensión y la excitación, son algunos de los síntomas más habituales de las intoxicaciones por plantas, hongos y esporas, cuyo contacto, masticación, ingestión o inhalación son tóxicos.
Para el doctor Josep Piqueras, especialista en Hematología en el Hospital Universitario Vall d´Hebron, de Barcelona, hay "un aumento de las intoxicaciones por vegetales, porque los habitantes de las ciudades son más ignorantes sobre las plantas dañinas que los del medio rural" por ello aquí te presentamos las 10 plantas más peligrosas.
Muérdago: Los frutos que esta planta da contienen una sustancia lamada viscotoxinas, que al ser ingerida en mediana proporción ocasiona efectos tóxicos. Los efectos del consumo de este fruto prodrían provocar arritmias y ansiedad. Una medida de precaución es tenerlo fuera del alcance de los niños.
Adelfa: Esta flor de color intenso representa un peligro por la presencia de heterósidos cardiotónicos y cianogenéticos, estas sustancias desatan náuseas, vómito, vértigo y exitación nerviosa.
Filodendros: En el caso de esta planta todas sus partes son tóxicas y al masticarlas se presentan reacciones como ardor bucal, hinchazón de lengua y dificultad para respirar.
Acebo: Una especie tradicional del invierno que incluso forma parte de las decoraciones en casa, su ingesta puede ocasionar dolores agudos de estómago, vómitos, somnolencia y malestar general.
Ruibarbo: Esta planta perenne es utilizada ocasionalmente como astringente, laxante o purgante, sin embargo su consumo no es recomendable.
Plantas aráceas: Un poco menos agresivas son esta familia de plantas. En caso de ser masticadas provocan irritaciones bucales.
Hiedra: La planta en general es tóxica, pero los frutos son extremadamente peligrosos. El simple hecho de tocarla puede ocasionar dermatitis, erupciones y ampollas. En caso de ingerirla ocasiona dolor de estómago, vómitos, diarrea y fiebre.
Mezerón: Es una planta con flores de color rosa intenso reunidas en grupos, acompañadas en la base de pequeñas brácteas membranosas, su fruto es altamente venenoso.
Monstera: Según los expertos con excepción de los frutos, el resto de la planta resulta tóxica (entre sus principios activos se encuentra oxalato de calcio). Los síntomas tras la ingestión de la comúnmente llamada costilla de Adán son: alteraciones gastrointestinales con posibles vómitos, irritación e inflamación bucal, de cuello, de esófago, etc.
Poinsettia: Mejor conocida como 'flor de pascua', esta planta tiene su parte más peligrosa en el interior (aunque todo en ella es tóxico). El contacto con el latex que corre por su interior puede provocar dermatitis severa y lesiones en la piel.
Para reducir el riesgo de intoxicación, el doctor Piqueras y otros expertos recomiendan: Identificar la especie vegetal que se introduce en el hogar, consultando a quien se la vendió o en un libro, a través del nombre botánico en latín. También el nombre de la planta ha de apuntarse con tinta indeleble en una etiqueta plastificada, colgada en el vegetal. Tenerlas alejadas del alcance de los más pequeños y poner algún aviso visible de 'cuidado' o 'no tocar'.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Ideas para una cocina pequeña

¡Una sombrilla de aire para cubrirse de la lluvia!

Enfría tus cervezas aprovechando cada rincón de tu refri

¡Hogar transportable!

Disfruta más imágenes
a tu izquierda